Los cuentos

Eva Higueras 10/03/2021 120
Los cuentos pueden llevarte a un mundo mágico, si tu quieres
Hoy voy a hablar de cuentos. ¿Quien no conoce el cuento de Caperucita Roja, la cenicienta, blancanieves y los siete enanitos? Los que somos padres (perdón, 'padres y madres' que como nos oigan los de Podemos y su su ministra de igualdad nos clausuran la emisora). 
 
Eso, que los que somos padres y madres les hemos seguido contando esos cuentos a nuestros hijos (perdón, a nuestros hijos e hijas, es que no aprendo). 
 
Bueno, ahora aparecen expertos psicólogos (psicólogos y psicólogas) y dicen que estos cuentos no son aconsejables para los niños de hoy en dia, por considerarse cuentos sexistas, entre otras lindezas. 
 
No quiso pasar de largo la consideración de 'expertos psicólogos'. Lo de experto a estas alturas ya es como para echarse a reír y lo de psicólogo pues también. Y lo siento, ¿Eh? porque estoy totalmente convencida de que habrán buenos psicólogos, pero de verdad los que me han tocado a mí durante mi vida han sido no para tirar cohetes sino para ponerles un cohete donde se me ocurra y enviarles muy lejos, más que nada porque me han cobrado y para lo que me han servido. 
 
Pero volvamos a los cuentos. ¿Podéis decir cuántos de vosotros estáis traumatizados por los cuentos antes mencionados? Sí, es cierto, todos lloramos cuando mataron a la mamá de Bambi, pero en una película de Rambo o del agente 007 no habeis salido llorando precisamente de emoción o de ternura ¿Eh?. 
 
Pero en concreto lo que muchas feministas critican de los cuentos infantiles y en concreto de muchas pelis de Disney es la figura de los príncipes que salvan a las princesas por considerarlo sexista. ¡Tócate las narices! Puede ser que el hecho de que un apuesto príncipe despierte a Blancanieves de un sueño eterno moleste a alguien por el hecho de que sea republicano, porque eso está muy de moda. 
 
Pero entonces yo me pregunto: si molesta que un hombre salve a una mujer en un cuento, pues puede resultar para ellos sexista, ¿Qué pasa con la festividad de Sant Jordi en Cataluña? Recordemos que Jordi, un valiente caballero que no se a santo de qué es santo, salva a una princesa de ser devorada por un dragón (por cierto es que aquí la parte de la realeza está representada en la parte femenina). El día veintitrés de abril las calles de Cataluña se llenan de tiendecitas de flores y libros, y la tradición dice que el enamorado le tiene que regalar una rosa a su pareja, que esto también no deja de ser sexista. En todo esto a mi hija no le puedo explicar un cuento en el que un príncipe se enamora en un baile de una joven y no cesa de buscarla hasta encontrarla (léase cenicienta, mi cuento favorito) pero si está bien que le diga que en Cataluña se celebra Sant Jordi. 
 
Pues si. La realidad es otra, y mi mi hija lo sabe. Lo sabe porque yo se lo he explicado. Sabe que no existen los príncipes como tales y los castillos como tales y que debe esperar a aquella persona que la haga sentir como a una princesa 
 
¡Ay! ojalá. En los cuentos como en la vida hay sapos y hay príncipes, y con algunos sapos yo ya he lidiado. Os lo aseguro.