¿Son tuyas todas tus ideas, o estás condicionado?

José A. Ruiz 23/11/2020 122
La tentación de decantarte por una opción ideológica puede hacerte defender valores que no son tuyos. ¡Anímate a discrepar!
¿Son tuyas todas tus ideas? ¿O estás condicionado? 
 
Cuidado con lo que defiendes, porque tal vez no es lo que piensas. 
 
Cuidado con lo que piensas, porque tal vez no es lo que quieres. 
 
Los políticos te marcan un camino. ¿Eres de izquierda o de derecha? ¿Comunista o facha? ¿Patriota o nacionalista? ¿Progresista o conservador? 
 
Cuidado, amigo mío. Cuidado con hacer tuya una ideología, con aplicarte cualquier adjetivo, con asumir cualquier etiqueta. Porque las etiquetas las carga el diablo. Cuando te pones una es la etiqueta la que habla por tí, y tú ya no necesitas pensar. Solo tienes que leer lo que pone la etiqueta. 
 
El peligro de elegir una ideología es que son como los packs de regalo que aparecen en navidad en los grandes almacenes. Tu buscas una colonia de tu marca preferida y un desodorante de otra marca que te parece mejor, pero lo que encuentras es un pack de cada marca, y te ves obligado a elegir, porque la oferta es muy atractiva, pero si lo haces lo tendrás todo de una marca, o todo de otra, tanto si te gusta como si no. Y eso mismo pasa con la ideología. 
 
Porque si compras el pack de la izquierda se te supone comprometido con los movimientos sociales, con la igualdad entre las personas, con el feminismo, con los derechos LGTBIQ+, y has de ser antimonárquico, y estar a favor de la acogida a inmigrantes ilegales, y burlarte de la religión católica pero ser comprensivo con la musulmana, apoyar el control estatal de las infraestructuras y la expropiación de empresas, además de ser antitaurino y vegano.. y lo mismo da puntos escuchar reggaetón, vestir casual o ser alérgico al desodorante. 
 
Mientras que si compras el pack de la derecha has de dar apoyo al libre mercado, buscar la competitividad empresarial.. pero también privatizar la sanidad y la educación.. y según a quién le preguntes te condena a echarte un jersey sobre los hombros, a ser beato de misa de a ocho, machista, homófobo, taurino, y adicto a la gomina y a escuchar discos de Bertín Osborne. 
 
Aunque también tienes el pack del centro, que se supone que tiene una bonita selección de productos de derecha y de izquierda, así como diálogo, compromiso y sentido común. El problema es que aunque en algunos temas te apetezca ser contundente, como eres de centro, pues tienes que ser moderado. Además, el pack de centro da.. da a confusión, porque si lo miras desde la derecha parece un pack de izquierdas, pero visto desde la izquierda parece un pack de derechas, y por eso te llamarán veleta, indeciso o bienqueda, y nadie te respetará. 
 
Luego tienes el pack independentista. Si te quedas con él tienes que estar siempre enfadado, defender la lengua única, chulear a las fuerzas del orden, reivindicar a grupos terroristas o hacer ofrendas florales a un presidente que mató a su predecesor y a otros 8000 catalanes, colgarte un lazo amarillo e hinchar tu pecho de dignidad porque defiendes a los 'presos políticos' aunque ninguna ONG ni país del mundo los considere tal cosa. La parte positiva es que del nacionalismo se vive muy bién, pero eso es si eres un poco trepa. Si eres de a pié de calle te quedas como estás. 
 
Al final te queda el pack constitucionalista. Viene con el himno nacional y una preciosa rojigualda de regalo, e incluye defender la constitución, la democracia y las instituciones, que no está nada mal, aunque defender la monarquía está cada día más complicado porque el emérito no lo pone nada fácil. La contrapartida es que día y noche te llama fascista gente que no sabe lo que significa esa palabra.. precisamente porque no lo sabe. 
 
No. No te dejes atrapar por ninguno de esos clichés. 
 
¿Crees que no hay feministas de derechas ni racistas de izquierdas? ¿Crees que no existe en nuestro país un torero vegano y con perspectiva de género? ¿Crees que no hay gays conservadores, ni empresarios progresistas? ¿Crees que no hay pobres monárquicos ni ricos republicanos? ¿Crees que no hay independentistas que quieren que sus hijos aprendan español? ¿Crees que todos los Podemitas aceptan que el día de la mujer se acose al único partido en el que sus bases han votado libremente a una mujer? ¿Piensas que todos los abertzales homenajean a los terroristas? ¿O que todos los socialistas aplauden que su presidente rompa cada promesa que les hizo en campaña? 
 
¿Y qué me dices de tí? 
 
¿Defiendes TODO lo que dice tu partido? ¿Seguro que es lo mismo que tú piensas? ¿Cada puñetero punto? 
 
Te lo voy a poner más fácil. ¿Alguna vez, en una conversación con compañeros en los que todos pensaban igual has tenido el valor de desmarcarte? ¿Alguna vez has dicho 'perdona, pero en este punto no estoy de acuerdo, yo pienso de otra manera'? ¿Alguna vez lo has hecho? Pues plantéatelo. La voz que discrepa es poderosa, porque suena siempre más clara que la del resto. Rompe ese pack homogéneo que te quieren vender. Compra esa colonia que te gusta y compra también el desodorante que quieres, aunque no formen un pack. ¡Ojo! Te va a salir más caro. Siempre te va a salir más caro que quedarte con el pack completo. Salirte de la norma implica pagar un precio, pero a la larga te sentirás más satisfecho. Y más íntegro. 
 
Asi podrás contestarme sin dudar la próxima vez que te lo pregunte. 
 
¿Son tuyas todas tus ideas? 
 
¿O estás condicionado?
 
.